Proyecto «COnciencia2 para estar COncentra2»

¿Somos conscientes realmente de hasta qué punto nuestras acciones pueden afectar al medio ambiente y a los resultados académicos de nuestro alumnado?

Los alumnos y alumnas de la asignatura de Sistemas Ambientales y Sociedades, del Programa de Diploma, guiados por la profesora de dicha asignatura, Mónica Azpilicueta, y la orientadora, Cristina Márquez, del Colegio SEK-Atlántico, diseñaron y desarrollaron un proyecto de colegio en el que el CO2 fue el protagonista del mismo.

Partiendo de las actividades desarrolladas durante la movilidad del proyecto ERASMUS+ «Raise Awareness – Change Habits» en Stuttgart, Alemania, el proyecto se estructuró en cinco líneas de investigación:

  1. Transporte

¿Ha influido, de alguna manera, el transporte elegido por la comunidad de aprendizaje para acceder a las instalaciones de nuestro colegio con la aparición de la COVID – 19?

  1. Huella de carbono

¿De qué manera ha influido la pandemia en la huella de carbono en el alumnado de secundaria y bachillerato de nuestro colegio?

  1. Mascarillas

¿Cómo influye el tipo de mascarilla que llevamos puesta en el desarrollo de las actividades del colegio?

  1. Infraestructuras de las aulas

¿De qué modo las concentraciones de CO2 se ven influenciadas en función de las condiciones del aula de nuestro colegio?

  1. Grado de concentración

¿Hasta qué punto las concentraciones de CO2, las mascarillas, la temperatura y el ejercicio influye en el grado de concentración de los alumnos?

El desarrollo del proyecto incluyó actividades de concienciación entre los alumnos y alumnas de otros ciclos y programas, así como otras actividades de indagación interdisciplinar.

Los resultados obtenidos en los diferentes estudios nos han demostrado cómo nuestros hábitos han cambiado debido a la aparición del coronavirus SARS-Cov2 en nuestras vidas, modificando acciones tan cotidianas como el transporte elegido para venir al colegio, los desplazamientos que hacemos en nuestro tiempo libre, así como nuestra alimentación.

Además, la obligación de llevar mascarillas siempre que estemos fuera de nuestros hogares, ha hecho que nos tengamos que adaptar a una nueva exposición de concentración de CO2, la cual depende del tipo de mascarilla que empleemos, de la actividad que estemos desarrollando y de las condiciones de ventilación e infraestructuras de las aulas de nuestro centro.

Finalmente, también hemos podido comprobar cómo la concentración de CO2, la temperatura y el ejercicio físico realizado, afecta a la hora de mantener la concentración de nuestro alumnado, pudiendo aportarles consejos y pautas individualizadas, con el fin de adaptarse a las  condiciones tan especiales que estamos viviendo mejorando su proceso de aprendizaje.

En este enlace se puede ver uno de los experimentos llevados a cabo por los alumnos y alumnas en el laboratorio del colegio tomando medidas en varias situaciones para comprobar el efecto de las  mascarillas.

Los comentarios están cerrados.