Éxito de la delegación de SEK-Atlántico en Oxford MUN 2020

La OXFORD GLOBAL MODEL UNITED NATIONS está organizada por estudiantes y ex alumnos de la Universidad de Oxford. Este modelo capacita a los estudiantes en política global y relaciones internacionales. Este año el evento se celebró de forma virtual. A pesar de no poder tener la experiencia de visitar la maravillosa ciudad de Oxford, el evento fue un gran éxito.

Los alumnos de SEK-Atlántico aprovecharon esta fantástica experiencia, poniendo en práctica sus habilidades de comunicación en inglés en un ambiente internacional con participantes de países de todo el mundo, la mayoría de ellos hablando en su primer idioma. Además, los estudiantes tuvieron que demostrar sus habilidades para hablar en público, negociación y diplomacia entre otras.

En esta edición hubo una gran variedad de comités, desde el comité del estado de mujeres hasta un comité de la Organización de Salud Mundial que trató la pandemia actual y la búsqueda de soluciones. Este evento permite a los alumnos conocer personas de todas partes del mundo y aprender más sobre asuntos importantes del mundo actual, siendo una experiencia muy positiva.

Además, una componente de la delegación de SEK-Atlántico, Carmen Nimo, fue galardonada como Outstanding Delegate. En sus propias palabras: «El Modelo de Naciones Unidas, Oxford 2020, ha sido una magnífica experiencia para mí, tanto en el ámbito académico como de superación personal. Durante cuatro largas jornadas, 19 de mis compañeros y yo debatimos junto con delegados de todos los rincones del mundo y aprendimos, no solamente de nuestras propias aportaciones y errores, sino también de las intervenciones de todas estas delegaciones. Este año, aunque se celebró online debido a la pandemia mundial de la COVID 19, la experiencia ha sido igualmente buena y, gracias a la organización incluso hemos tenido oportunidades de participar que en otros años no se hubiesen realizado presencialmente.

El modelo se dividía en diferentes comités. Por mi parte, fui la delegada de Alemania en ECOFIN, un comité de finanzas y economía mundial. El principal objetivo es llegar a un consenso y así aprobar una resolución para algunos de los problemas más polémicos de nuestro tiempo, en mi caso: la regulación de la economía digital. Indudablemente, se aprende mucho al escuchar a todas las delegaciones declarar su postura y, en términos del idioma, ha sido muy enriquecedor escuchar a nativos discutir temas tan globalizados y especializados.

Asimismo, también participé en un comité opcional donde se nos asignó la representación de nuevos países. En este, deliberamos sobre múltiples problemáticas relacionadas con la crisis sanitaria actual. Por ejemplo, la división equitativa de las vacunas entre países más y menos desarrollados económicamente fue una de las principales preocupaciones. Esta parte del modelo fue la que más me gustó, porque ningún delegado llevaba una preparación previa y se nos aminó a improvisar en el momento. Estas habilidades son muy importantes a la hora de relacionarse públicamente, sea con otros delegados o en el día a día. Por lo tanto, la opción de desarrollarlas durante este modelo es una experiencia magnífica para el futuro.

Personalmente, creo que este tipo de actividades son ideales para salir de la zona de confort y ganar confianza en uno mismo. A mí me ha ayudado a continuar perseverando para reducir los nervios y la timidez al hablar en público. Asimismo, resulta muy desafiante tomar la posición de un país diferente al tuyo, para hablar en una segunda lengua (en este caso el inglés) que no dominas totalmente y, al mismo tiempo, ser capaz de contribuir y participar en el avance del debate.

Otro aspecto que nos supuso un reto fue el uso del lenguaje diplomático y los procedimientos (las mociones) en un debate de estas características. Lo que más me impactó, fue descubrir lo difícil que es tomar decisiones en una cámara donde están representados la mayoría de los países del mundo y en la cual cada uno cuenta con su propia agenda política e intereses. Por último, desde mi punto de vista, lo más destacable es el hecho de meterse en la piel de un funcionario alemán de Naciones Unidas y de comprometerse a hacer el mayor esfuerzo para representar a tu país respetando sus objetivos y moral.

Sinceramente, se lo recomendaría a cualquiera. Además, a mí me encantaría seguir teniendo oportunidades para participar en eventos como este».

Los comentarios están cerrados.