SEK-Atlántico abre el nuevo curso con nuevos proyectos científicos, robóticos y tecnológicos

El nuevo curso académico 2018/19 comienza en los Colegios Internacionales SEK, que abren sus puertas a sus alumnos de SEK-El Castillo, SEK-Ciudalcampo y SEK-Santa Isabel en Madrid; SEK-Atlántico en Pontevedra; SEK-Alborán en Almería; SEK-Catalunya en Barcelona; y SEK-Dublin, SEK-Les Alpes y SEK-Qatar fuera de nuestras fronteras. Como cada año, los centros educativos de la Institución SEK acogerán a unos 5.500 alumnos de más de 50 nacionalidades diferentes.

Los Colegios de la Institución Educativa SEK cuentan, conjuntamente, con más de 275 años de experiencia ofreciendo a cada uno de nuestros alumnos experiencias de aprendizaje que les humanicen y les permitan desenvolverse con éxito en su vida. Todos los centros escolares de la Institución SEK ofrecen un modelo educativo centrado en la innovación, la interdisciplinariedad y el compromiso con la mejora social, y atienden al pleno desarrollo emocional, intelectual, cognitivo, físico y artístico de cada uno de sus alumnos.

SEK-Atlántico afronta un año de grandes retos, con el objetivo de ser centro de referencia en Galicia en educación internacional. Para ello, aspiran a continuar con la consolidación de los Programas Internacionales de Bachillerato, cuyo número de alumnos ha aumentado un 100% con respecto al curso pasado, en el que todos los alumnos aprobaron y consiguieron el Diploma del IB.

De cara al nuevo curso, el centro ha realizado obras de mejora en Infantil y en Primaria, se ha aumentado los proyectos científicos y la dotación en recursos materiales para Educación Física, Música, Robótica y Tecnología, y se ha incorporado a varios profesores internacionales.

Jacobo Olmedo, director de SEK-Atlántico, afronta el nuevo curso “con la ilusión y el orgullo de dirigir este colegio donde llevo 27 años ejerciendo mi labor profesional, acompañado de los mejores alumnos y profesionales”.

En definitiva, los Colegios SEK ofrecen al alumno una experiencia de aprendizaje que, rompiendo las barreras entre centros educativos, ejercicio profesional y vida. Es un modelo lifelong learning en el que los estudiantes son “profesionales del aprendizaje” y los profesores sus facilitadores y “entrenadores del pensamiento”.

Los comentarios están cerrados.